Esta serie visibiliza los sentires, los sueños y las situaciones de derechos humanos de la niñez indígena en América Latina. El especial periodístico lo componen reportajes y audiovisuales animados realizados en un proceso de cocreación con niñas y niños protagonistas de las historias en 13 territorios de pueblos y naciones originarios.

Las niñas, niños y adolescentes indígenas tienen su propia voz y sentir sobre su comunidad, su vida y los hechos que viven. En Dibujando mi realidad, se reconocieron como hijas e hijos de sus territorios y con colores presentaron sus familias, mascotas, juguetes, la naturaleza y la cotidianidad que les rodean. Desde su mirada, fue posible conocer también las cosmovisiones de diferentes pueblos originarios de América Latina, y escuchar sus miedos y las vulneraciones a sus derechos.

La serie nace de la Red Tejiendo Historias (Rede Tecendo Histórias) bajo la coordinación editorial de Agenda Propia e ilustra las realidades de Abya Yala (América Latina) de 13 lugares en México, Guatemala, Honduras, Colombia, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Perú y Chile. Desde donde la niñez indígena narra y vive junto a sus padres el desplazamiento forzado y exilio de sus territorios, la pérdida de sus seres queridos por la migración, el abandono de sus madres y padres en búsqueda de alimento, el trabajo infantil, la defensa del derecho a la tierra, la crisis climática y la desnutrición. Además de los retos que tienen cuando crecen con alguna discapacidad y los cambios políticos en sus países.

En cada relato también hay luz y esperanza así como una mirada a los pueblos indígenas desde la misma niñez algo que pocas veces ocurre porque comúnmente las personas adultas son el centro de las noticias. Esta vez, las niñas, niños y adolescentes retratan sus raíces, costumbres, alimentación propia, músicas y lenguas, saben que son considerados las “semillas” de sus comunidades, y en ellas y ellos está depositada la pervivencia física y cultural de sus pueblos.




En Dibujando mi realidad, #NiñezIndígena en América Latina, las historias que comprenden relatos de una veintena de niñas, niños y adolescentes, pertenecientes a 12 pueblos indígenas fueron realizadas en comunidades ubicadas en zonas de montaña, selva y áreas desérticas, en ciudades, y en algunos casos en territorios fronterizos.



Cocreación


En esta serie periodística animada participaron 31 personas entre comunicadoras, periodistas, consejeras editoras, fotógrafos, diseñadores y realizadores audiovisuales de nueve países de América Latina. El equipo es intercultural, 11 indígenas y 20 no indígenas, y hacen parte de la Red Tejiendo Historias que impulsa Agenda Propia. Las y los comunicadores pertenecen a los pueblos indígenas Mapuche, Quechua, Aymara, Bora-Uitoto, Yukpa, Gunadule, Misak, Wayuu, Cakchiquel y Nahua.

En el proceso de cocreación de los reportajes, las niñas y los niños estuvieron acompañados de sus madres, padres y en algunos casos de sus maestros y tutores. Para todas las entrevistas fue necesario contar con el permiso de sus tutores como una forma de garantizar la protección de los derechos de la niñez participante. Las y los periodistas recibieron capacitación previa para el abordaje responsable de temas de niñez y durante la producción de la serie fueron guiados por un equipo editorial cuidadoso en el tratamiento de sus historias.

Este trabajo contó con el apoyo de la productora audiovisual SentARTE, que orientó y acompañó la realización de los videos animados con dibujos de las niñas y los niños protagonistas de los reportajes.

La serie también fue cocreada con varios medios, entre ellos, Contracorriente (Honduras), el Colectivo de comunicaciones Mapuche Mapuexpress (Chile) y la Red de Comunicaciones del Pueblo Wayuu Pütchimaajana. Adicional, de una alianza de 24 medios y organizaciones indígenas que se unen para la difusión de la serie en toda Latinoamérica.






Reflexiones editoriales para narrar historias con niñas y niños

En Agenda Propia construimos periodismo intercultural en espacios de reflexión y creación colectiva. En cada serie las y los comunicadores y narradores participan en los Círculos de la Palabra y se definen recomendaciones editoriales. Para Dibujando mi realidad, el equipo cocreador y guiados por la experiencia de sabedoras, liderazgos indígenas, madres, periodistas expertas en el cubrimiento de la niñez y la adolescencia, y organizaciones como Unicef reflexionamos y definimos:

1. Las realidades de las niñas, niños y adolescentes deben ser narradas en su propia voz y experiencia con respeto y dignidad.

2. Las historias periodísticas de niñez deben contener diversidad de voces, incluidas las de las niñas y los niños. También es fundamental agregar los testimonios de sus padres, madres, cuidadores o tutores, de sus comunidades y personas expertas según el tema.

3. Cualquier acercamiento a niñas y niños para la realización de entrevistas y la toma de fotografías debe realizarse con la autorización de sus padres, madres o tutores.

4. Es fundamental que las historias sobre las realidades de las niñas y los niños puedan ser cocreadas con ellas y ellos. Para esto, narrativas pedagógicas y creativas como el dibujo (empleada en este especial) son herramientas poderosas que les permiten contar sus realidades sin miedo y con esperanza.

5. Las historias de temas indígenas deben comprender contextos históricos, sociales y descripciones de sus territorios. También explicar la cosmovisión y prácticas culturales de cada pueblo originario. En las historias de niñez, es fundamental tener presente el diálogo intergeneracional que se produce entre las prácticas y las voces de las personas jóvenes y adultas, y las prácticas y las voces de niñas y niños.

6. La niñez es parte vital de la cobertura sobre pueblos originarios. Las historias periodísticas que narren la vida de una comunidad deben incluir la voz de la niñez porque son quienes reciben el legado de sus ancestros y ancestras como lenguas, conocimientos de los tejidos y prácticas tradicionales como la pesca y la caza, entre otros.

7. Los medios de comunicación y periodistas deben garantizar que los reportajes, los videos, las fotografías y el material producido vuelvan a los territorios para que las comunidades y, en este caso las niñas, los niños y sus padres, conozcan sus propias historias. Agenda Propia y SentARTE se comprometen a gestionar y realizar festivales audiovisuales para presentar los relatos animados en las comunidades.


Somos un medio independiente de cocreación periodística intercultural en pueblos indígenas en América Latina.

2022 - © Derechos reservados